Capilla virtual para adoración al Santísimo

Eucaristía y ángeles

 

Hijo e hija de Dios que visitas esta Capilla virtual donde tu alma puede descansar.

El Santísimo Sacramento es el mismo Corazón de Dios, que se nos entrega en el Pan Vivo.

Haz silencio interior y exterior y… contempla a tu Padre, en el Hijo y Espíritu Santo.

Cuando visitas éste lugar virtual, te invitamos a hacer comunión espiritual.

Visita el Sagrario de tu Parroquia o aquél que estás acostumbrad@ a visitar.

Y haz la siguiente comunión espiritual:

Ángel Santo de mi guarda, corre veloz al Sagrario y saluda en mi nombre a Jesús Sacramentado:

Jesús mío, creo que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento. Te amo sobre todas las cosas y deseo que vengas a mi corazón. No te puedo recibir ahora sacramentalmente, pero ven a mi corazón espiritualmente. (Haz una breve pausa)

Te abrazo como si ya hubieses venido y me uno todo a Ti: no permitas que jamás me separe de Ti. Amén.

Cuando estés frente al Sagrario puedes realizar la siguiente oraciones

Yo te adoro, O Preciosa Sangre de Jesús, flor de la creación, fruto de virginidad, instrumento inefable del Espíritu Santo, y me regocijo al pensar que tu viniste de la gota de la sangre virginal sobre la cual el amor eterno imprimió su movimiento; Tu fuiste asumida por la Palabra y deificada en Su persona.

Yo estoy embargado de emoción cuando pienso de tu paso del corazón de la Santísima Virgen al corazón de la Palabra, y, siendo vivificada por el aliento de la Divinidad, volviéndote adorable porque te volviste la sangre de Dios.

Yo te adoro dentro de las venas de Jesús, preservada en su humanidad como el maná en la urna de oro, el memorial de la Redención eterna que El cumplió durante los días de su vida terrenal. Yo te adoro, Sangre de la nueva y eterna alianza, fluyendo de las venas de Jesús en Getsemaní, de la carne arrancada por los latigazos en el Pretorioum, de sus manos y pies perforados y de su costado abierto en Gólgota. Yo te adoro en los Sacramentos, en la Eucaristía, donde yo se que estás sustancialmente presente…

Pongo toda mi confianza en Ti, O Sangre adorable, nuestra Redención, nuestra regeneración. Cae, gota a gota, en los corazones que se han alejado de Ti y suavízalos de su dureza.

O adorable Sangre de Jesús, lava nuestras manchas, sálvanos de la ira del ángel vengador. Irriga la Iglesia; hazla fructífera con apóstoles y trabajadores de milagros, enriquécela con almas que sean santas, puras y radiantes con belleza divina.

Tenemos el agrado de presentarte la capilla virtual, en donde puedes dejarnos tus peticiones y con gusto pediremos por ellas durante la Hora Santa

Nombre (*)

Telefono(*)

Petición (*)